Intoxicaciones alimentarias: un riesgo a tener en cuenta en tu evento

intoxicaciones alimentarias en un catering

Estarás de acuerdo conmigo que, como dice la sabiduría popular, una fiesta sin comida, no es fiesta cumplida.

Nos encontramos en plena época de celebraciones. Bodas, comuniones y despedidas de fin de curso inundan nuestras agendas, y la comida y la bebida son placeres que se incluyen en la mayoría de estos eventos. ¿Quién ha ido a una fiesta de enlace en la que no haya comida de por medio?

Dicho esto, vamos a ponernos serios. Como organizadores de eventos, siempre que se habla de catering y de comida, hay riesgos asociados que tenemos que tener en cuenta:  hablamos de las intoxicaciones alimentarias.

 

¿Qué probabilidades hay de que haya una intoxicación alimentaria en tu evento?

 

Los seguros existen porque existen los riesgos. Aunque la organización lo tenga todo controlado y las probabilidades de que algo salga mal sean mínimas, todo evento conlleva unos riesgos asociados y debemos estar prevenidos. En este sentido, y teniendo en cuenta la ley de Murphy, si algo puede salir mal, debemos contemplar esa posibilidad. Que haya una intoxicación alimentaria en tu evento es un riesgo que debes tener en cuenta.

 

Si algo puede salir mal, debemos contemplar esa posibilidad

 

No hemos tenido que tirar mucho atrás en la hemeroteca para encontrar casos recientes de intoxicaciones alimentarias:

 

Datos estadísticos

Según el último informe sobre enfermedades zoonóticas (transmisibles de animales a humanos) publicado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), la Campylobacter es la causa principal de los brotes alimentarios en España en 2019 (5.175 brotes alimentarios por esta bacteria, con 49.463 personas afectadas y hasta 690 fallecidos).

En España, en 2019, hubo 5.103 de Salmonella y 7.775 casos de Escherichia coli. Los alimentos más frecuentemente implicados en esta intoxicación alimentaria son la carne de vacuno, la leche y el agua del grifo.

Como verás, las intoxicaciones alimentarias son más frecuentes de lo que imaginas y pueden fastidiarte el evento por completo. La mayoría, producen síntomas como diarrea o vómitos que pueden desarrollarse muy rápidamente, pocas horas después de la ingesta.

De hecho, el tiempo que tardan en aparecer dependerá del origen de la infección, pero puede variar de tan solo 1 hora hasta 28 días.

 

¿Qué síntomas puede producir una intoxicación alimentaria?

 

Según la OCU, la mayor organización de consumidores en España, las bacterias, toxinas, y virus presentes en comidas y bebidas son los responsables de bastantes enfermedades de transmisión alimentaria como la listeriosis o la salmonelosis.

Los casos comunes de intoxicación alimentaria incluyen síntomas como:

  • cólicos abdominales
  • diarrea
  • vómitos o náuseas
  • pérdida del apetito
  • fiebre moderada
  • debilidad
  • dolor muscular
  • dolor de cabeza

En caso de que la intoxicación alimentaria sea grave (o incluso mortal), los síntomas pueden ser diarrea persistente durante más de tres días, fiebre muy alta, dificultad para ver o hablar, orina con sangre o síntomas de deshidratación severa.

 

¿Cómo prevenir una intoxicación alimentaria en tu evento?

 

En primer lugar, tienes que saber determinar que un alimento es comestible. Guiándote por su apariencia no basta. La contaminación microbiana, incluso elevada, no tiene por qué manifestarse en el deterioro perceptible del alimento. En otras palabras, los virus, las toxinas y las bacterias no se ven, pero pueden estar en los alimentos que consumimos.

Por ello, es importante adoptar medidas de prevención básicas (una buena higienización, almacenamiento y cocción reducen el riesgo de infección) y, en caso de subcontratar una empresa de catering, asegurarte de que cumple con todos los permisos y medidas de higiene necesarias.

Te pueden interesar los consejos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre cómo Prevenir intoxicaciones alimentarias en verano.

 

De todas formas, por mucho que prevengas, debes contemplar la posibilidad de que ocurran.

 

En caso de intoxicación alimentaria, ¿Quién es el responsable?

 

Según el origen de la intoxicación alimentaria, nos podemos encontrar con dos posibles supuestos: que la intoxicación alimentaria se haya producido en un establecimiento dedicado a la hostelería (bar, restaurante, catering externo…) o que provenga de un alimento comprado en un supermercado o tienda de comestibles.

Como organizadores de eventos, nos centraremos en el primer supuesto. En caso de que haya una intoxicación alimentaria durante la celebración del evento, la reclamación irá dirigida al responsable del catering o dueño del bar o restaurante, con independencia de otras circunstancias que puedan influir a la hora de determinar responsabilidades.

Cuando la gestión del servicio esté encomendada a un tercero, la cobertura de la póliza de Responsabilidad Civil del organizador del evento, será exclusivamente la que judicialmente le pueda ser exigida de forma subsidiaria. Es decir, en el supuesto de que el responsable directo sea declarado insolvente.

De todas formas, siempre que haya una reclamación, el demandado deberá demostrar que adoptó todas las medidas necesarias y actuó con diligencia.

 

¿Qué seguros cubren una intoxicación alimentaria?

 

Normalmente, en caso de intoxicación, el riesgo de la actividad de la restauración se ampara por los seguros de Responsabilidad Civil que incluyen la Responsabilidad Civil de Explotación donde el propietario del local adquiere una responsabilidad sobre los daños causados a terceros o derivados de su actividad.

En función de la compañía aseguradora, hay garantías que pueden o no estar incluidas en tu seguro de Responsabilidad Civil como la garantía en caso de intoxicación, que cubrirá las indemnizaciones económicas derivadas de intoxicaciones alimentarias.

Antes de finalizar, anota este consejo:

Nunca olvides que el organizador del evento siempre es la cara visible. Por tanto, en caso de reclamación, el primer responsable serás tú.

Para evitar dolores de cabeza extra, si promueves un evento, asegúrate que todas las empresas que subcontrates dispongan de un seguro de Responsabilidad Civil. Así pues, te aconsejamos que antes de contratar un servicio de catering, certifiques que la empresa tenga en su haber una póliza de Responsabilidad Civil al corriente de pago.

En todo caso, debe quedar claro que un seguro de Responsabilidad Civil no es solo una protección para la empresa y su patrimonio, sino también para los consumidores que podrían no cobrar las indemnizaciones si la empresa se declara insolvente.

¿Te han quedado dudas?

Si quieres más información sobre las coberturas o te han quedado dudas, consulta con nuestro departamento de eventos y no te quedes con ellas.

 

Por Laia Dolcet (Deparaula)

 

0 Shares:
Otros usuarios están viendo